toggle menu

¿Cómo impacta una cultura de liderazgo en las organizaciones?

¿Cómo impacta una cultura de liderazgo en las organizaciones

Índice

Las personas que están al frente de los equipos en una organización son clave para el funcionamiento de la empresa. Tanto para el ambiente laboral, como para el alcance de los objetivos y la productividad. 

Por eso, una buena cultura de liderazgo es algo esencial para el éxito de las organizaciones.

 

¿Qué es una cultura de liderazgo? 

Las personas que dirigen grupos dentro de una organización refuerzan los valores de la misma a través de su desempeño y su ejemplo. Sí. Pero también pueden reproducir vicios o tendencias dañinas para la cultura laboral. 

Esto quiere decir que la persona que está al frente de un grupo puede tener una influencia negativa o positiva, pero definitivamente tendrá influencia en la cultura organizacional de su ambiente de trabajo. 

Por eso, cada vez más empresas y organizaciones reconocen la importancia de que haya líderes ocupando esos puestos; es decir, personas que piensen y se comporten como líderes, no como jefes. 

 

 

¿Cuál es la diferencia entre ser un líder y ser un jefe? 

Los jefes buscan cumplir con una función administrativa, dirigiendo y coordinando a las personas para lograrlo —con toda la complejidad social que eso conlleva—. 

Los líderes, en cambio, buscan constantemente la mejora organizacional de su equipo de trabajo, para el beneficio de la empresa y para el beneficio personal de su equipo.

«El jefe dirige a sus trabajadores, el líder los capacita. El jefe depende de la autoridad; el líder, de la buena voluntad. El jefe inspira temor, el líder inspira entusiasmo. El jefe dice yo, el líder dice nosotros».

John Maxwell

Los jefes controlan a las personas lo mejor que pueden. Los líderes muestran el rumbo a seguir con su ejemplo. Los jefes son vistos como las personas a las que hay que ocultar cosas. Los líderes son vistos con admiración y generan entusiasmo en su equipo.

 

¿En qué ayuda una cultura de liderazgo? 

Cuando hablamos de una cultura de liderazgo, nos referimos a adoptar una visión de crear y organizar la empresa desde esta filosofía de liderazgo, influyendo en la forma en que las personas interactúan, toman decisiones y cooperan con las demás áreas de la organización. 

Las acciones y creencias de los líderes impulsan las decisiones y los comportamientos, y los comportamientos repetidos se convierten en prácticas de liderazgo. Estas prácticas benefician a las organizaciones de diversas formas: 

  1. Mejoran el ambiente laboral.
  2. Implementan valores positivos en el proceso de trabajo.
  3. Aumentan el rendimiento del equipo de trabajo.
  4.  Incentivan la responsabilidad en el equipo.
  5. Mejoran la eficiencia y el cumplimiento de objetivos. 

Hoy en día, las empresas más exitosas tienen en sus puestos de dirección a personas con un liderazgo fuerte. 

 

¿Pueden todas las personas desarrollarse como líderes? 

Para ser un líder es necesario desarrollar ciertas características y habilidades. 

Si bien hay personas que se podría decir que son líderes innatos, para ser un líder organizacional se necesita algo más que eso. Se necesita conocimiento y herramientas prácticas y teóricas para guiar a una organización desde el liderazgo. 

Para ello, existen diversos cursos especializados en desarrollo de liderazgo. Uno de los más recomendados es el  Curso de liderazgo de John Maxwell, uno de los coaches más reconocidos a nivel mundial por haber formado a muchos de los líderes de las organizaciones más grandes del mundo. 

Compartir: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta